El alcalde de Valencia el Sr. Joan Ribo les da rienda suelta a sus instintos más íntimos no haciendo nada sobre las esculturas eróticas que se van a exponer en el puerto de Valencia seguramente ira de mirón como los que se ponen gabardina y van a pasear al parque de barrio.

El atrevido es un tal Antoni Miro que no tiene que ver con Joan Miro ni primos vamos con estas esculturas que son más de exponer en el barrio chino que en un sitio donde van familias enteras con sus hijos y le preguntaran que hacen esas personas ¡ .

En fin queda poco para las elecciones y creo que va siendo hora que los hechos de las personas los pongan en su sitio a ver si es verdad.